Rodando con Mick Jagger: Una entrevista vertiginosa

Mick_1

Fotografía autografíada con dedicatoria a Rafael Molina

Por Rafael Molina

En noviembre de 1983 el Chef francés Gilles Lalu fue notificado, una noche insólita, de que cocinaría para los Rolling Stones que se encontraban en el salón del majestuoso y exclusivo restaurant francés Fouquet’s París (del hotel Camino Real, de la ciudad de México). Con cierto tono irónico y escéptico, el chef titular de Fouquet´s México, asentó: ah sí, con mucho gusto. Pero su semblante se transformó cuando se asomó al magno salón y contempló a Mick Jagger y Keith Richards esperando sus suculencias, emanadas de la nouvelle cuisine, que por esos años era muy efervescente.

Era la primera visita de Mick Jagger y Keith Richards a la ciudad de México, camino a Los Cabos, donde Richards contrajo nupcias. Un par de meses después, en enero de 1984, el Chef Gilles Lalu escuchó rumores de que los Stones nuevamente andaban rodando en el mismo hotel citadino. Parecía inconcebible que en poco tiempo hubieran regresado a México, y todo parecía nebuloso y aventurado. Una llamada telefónica del Chef francés me corroboró que los Stones efectivamente se hospedaban en el hotel Camino Real de México city.

Sin pensarlo un minuto más, al día siguiente me instalé en los corredores del hotel sin casa de campaña, teniendo como ‘torre de control’ el lobby del Camino Real.

Apenas me autorizaba mi propio tiempo para ir volando al toilette, presintiendo que en cualquier momento aparecería Mick Jagger en cualquiera de los pasillos, o cruzando el lobby hacia la puerta del estacionamiento. Horas, y tres días de espera me empezaban a desmoronar el ánimo, cuando percibí un movimiento de guardaespaldas a los que seguí hasta el restaurant Los Azulejos, del propio hotel.

mickAl asomarme a través de los cristales, se me electrizaron las entrañas. Los cinco Rolling Stones estaban comiendo platillos mexicanos, saboreando seguramente un buen tequila: Mick Jagger, Keith Richards, Roni Wood, Charlie Watts, Bil Wyman. Podía orinarme tres veces ahí mismo, sin poder moverme ni un segundo. Sólo faltaba la voz familiarizada que los anunciaba en los conciertos de los años 1980’s, Ladies & gentlemen: ¡The Rolling Stones! Pero una mirada ruda y un gesto de villano del ring, me devolvió bruscamente a mis   posiciones terrenales.

¿Te puedes retirar por favor? sentenció un guarda espalda mexicano. Cordialmente solicité permanecer afuera del restaurant un poco alejado, nada más para verlos a través del cristal, sin intentar acercarme. Retírate por favor, nuevamente vociferó el guarura con no pocas ganas de sacarme y estamparme la suela de su zapato en mi trasero. Es mi trabajo, exalté moderadamente. También es mi trabajo, replicó gruñonamente.

Decidí instalarme a unos pasos del restaurant en calidad de lámpara ambulante, mientras los Stones continuaban comiendo, y en ese lapso uno de los bodyguards me preguntó cuál era la revista para la que yo colaboraba. La puerta al paraíso se abrió cuando le respondí: la revista Su otro yo. Ni siquiera cruzaron por su mente los grandes colaboradores como José Agustín, Carlos Monsiváis, Renato Leduc o Pedro Ocampo Ramírez, inmediatamente identificó a la revista por las tetónicas y emblemáticas vedettes que desfilaron por esas páginas del Penthouse neomexica.

Nunca imaginamos que algún día en el país del padre Maciel y Perverto Rivera, la mordaz censura cedería ante la máxima sin tetas no hay paraíso, y se publicarían desnudos estéticos tal como Eva o Niurka o La Tetanic vinieron al mundo. Por lo pronto en ese año 1984, nuestras célebres vedettes derrumbaron las puertas de la guaruriza que escoltó a los Rolling Stones, durante más de una semana.

Mick_9Las Piedras Rodantes abandonaron el restaurante, y fue como un lago de preciados peces que se escabullían. Jagger salió de prisa, Keith Richards no me escuchó ni un segundo. Roni Wood se detuvo por unos momentos y me estampó su firma.

¿Cómo sientes la vida de los Rolling Stones después de veinte años?

Ha sido grandioso, yo diría que es indescriptible y puedo decir que la hemos pasado muy bien.

¿Cómo contemplas el futuro de la banda en estos momentos?

Yo sólo espero que nos podamos mantener como ahora, yendo hacia adelante como banda. Nos hemos mantenido con una gran atmósfera que siempre rodea al grupo, y creo que eso es lo que determinará y seguirá definiendo el futuro de los Rolling Stones”.

Tú crees que hay alguna posibilidad de un concierto de los Rolling Stones en México?

Nos gustaría mucho, pero no creo que sea posible todavía porque tenemos que estar seguros de que las condiciones sean muy favorables en todos los sentidos, logística seguridad, en fin. Me están esperando, me tengo que ir. Gracias.

En el último día de su estancia en la ciudad de México, y después de agitadas persecuciones, abordamos a Mick Jagger en el estacionamiento del hotel, momentos antes de partir al aeropuerto.

¿Cuál es el motivo principal de su visita a México? porque parece que su estancia ha sido por varios días…  

Fue muy muy agradable  estar en México, la pasamos muy bien aquí, grabamos dos videos de dos canciones. Uno se llama Shes so hot y la otra Too much blod, que son precisamente del álbum más reciente que acabamos de lanzar, titulado: Undercover. “She was hot” y “Too much blood” son dos canciones que nos parece que son idóneas para promover el disco, y yo creo que también México es un buen lugar que puede brindarnos muy buenos sets.

Todos en México fueron muy agradables, y el equipo de producción es muy bueno, entonces tuvimos una estancia muy agradable, y de  hecho nuestra estancia fue por diez días con la banda completa en esta ocasión, y la vez pasada solamente estuvimos en México solamente nosotros dos, Keith Richards y yo, porque fue un viaje particular, no venimos como grupo con los Stones” (en noviembre de 1983, cuando cenaron en Fouquet’s México).

Mick_11¿Mick, cómo defines el fenómeno Rolling Stones..?

Apenas comenzábamos a entrar en calor con la entrevista, cuando una acompañante que parecía ser su manager o la coordinadora del grupo, interrumpió a boca jarro. Mick decía alzando la voz: ¿why, why? La dama que después se identificó como Jane Rose, hablaba de los boletos de avión, del equipaje, del tráfico hacia el aeropuerto, le daba instrucciones a Mick para que se subiera al auto. Los Stones salían en caravana hacia el aeropuerto.

I’m not late, I’m not late, repetía Mick a Jane Rose. “No me voy a ir ahora, me voy a ir en la camioneta blanca, no estoy tarde, no voy con retraso, ya voy…”. La newyorkina embistió tres veces la entrevista, a pesar de que me detuve a explicarle con detalle la validez de una conversación con Mick Jagger, para el público y fans mexicanos. A pesar de que amablemente me extendió su tarjeta personal, y me pidió enviarle la entrevista, siguió interrumpiendo.

Mostré la revista Su otro yo a Mick Jagger y a Jane Rose con un texto de García Márquez, y ¡oh my god! time was on my side. Precisamente en esa edición de junio de 1983, se había publicado una crónica espléndida de José Agustín, sobre un concierto en Hampton, titulado “Ladies and Gentlemen The rolling Stones”. Aquí hay un reportaje mío sobre la mitología mexicana (sobre Quetzalcóatl), señalé a Mick, pero ahora vamos a hablar de la mitología de los Rolling Stones, man. Jagger rió y escuchó muy atento.         

Pleased to meet you 

¿Cómo explicas el fenómeno Rolling Stones, desde sus comienzos y la etapa actual que están viviendo…?

No puedo hacerlo.

¿Por qué no?

No puedo.

¿Por qué…?  

(Respondió riendo): No sé por qué…No puedo hacerlo, cuando la gente me lo pregunta, no sé… Son tantas cosas a la vez que a veces yo mismo no lo sé, puedo pensar en una etapa, en los momentos más  importantes que hemos vivido con los Stones. Puedo pensar en muchas cosas, pero a veces prefiero no pensar en nada. Somos los Stones, eso es todo, y cada uno puede tomar lo que más le agrade de la banda, ja ja. Antes me adentraba hablando de los Stones, buscaba ángulos importantes, exploraba más las etapas, los discos, las canciones, la primera cosa que me preguntaban en ese momento en una entrevista. Ahora sólo vivo como parte de los Rolling Stones, sin seguir hablando de los Stones.

¿Cómo haces para mantenerte con tanta energía en los conciertos?

Me entreno mucho, el entrenamiento ha sido fundamental en toda mi carrera, porque nos hemos mantenido en giras durante muchos años.    Cuando éramos jóvenes no me preocupaba por los conciertos, porque realmente hacíamos pequeños shows, pero al paso del tiempo tuve que prepararme para los grandes conciertos con un entrenamiento previo, correr, levantar pesas, todo tipo de ejercicios y mantener tu cuerpo trabajando, mantenerlo en balance y además tienes que practicar cantando. Yo canto cuando corro y corro cuando canto. 

Mick_10Los Stones han sido también un gran fenómeno social, particularmente con sus primeras canciones como “Sympathy for the devil”, “Street fighting man”, cambiaron concepciones en todo el mundo. ¿Cómo visualizas estas dos etapas de los Stones, la de los años de la crítica social y los tiempos presentes?   

En aquellos tiempos en los años sesentas, sobre todo, y todavía en los setentas, realmente éramos muy políticos porque eran momentos diferentes, había que hacerlo porque el momento lo demandaba. No quiero meterme ahora en algunos temas que compusimos durante estas dos décadas, pero evidentemente “Sympathy for the devil” refleja mucho de la esencia de los Stones, y todavía la seguimos cantando, aunque quizá ya no represente el momento o refleje la atmósfera de los años en que la compusimos.

Pero incluso en este disco Under cover con el que venimos a grabar dos videos a México, tenemos tres o cuatro canciones muy políticas. Eso sólo refleja el tiempo o la etapa que estás viviendo, las canciones que escribimos ahora reflejan más la vida personal, nosotros queremos escribir sobre todos los temas y no nada más concentrarnos en uno solo o en un par de temas.

Sin embargo aun en el disco Emotional rescue incluyen la canción “Indian girl” con la cual se acercan a América Latina, bueno específicamente se refieren a la situación en Nicaragua…

Yeah, sí sí, exacto.

Cuando preguntas: indian girl dónde está tu padre, él está peleando en las calles de Masaya…

En este álbum Undercover que comenzamos a promocionar, hay muchas referencias sobre Latinoamérica, en Latinoamérica, se están dando muchos cambios sociales, hay mucha gente sufriendo hay gente que no está sufriendo, aunque una gran mayoría sigue sufriendo por la situación que se ha padecido en el Salvador, Guatemala, Argentina por toda la región. Todo esto te afecta de alguna manera, porque tu visitas un país latinoamericano donde tienes amigos, y todas estas cosas influyen en tus canciones. Latinoamérica es una nueva perspectiva para los Rolling Stones, y un buen motivo para hacer canciones.

Mick_12¿Con que imagen te identificas más, con la de los Stones del pasado o de los tiempos actuales…?

Para mí es lo mismo…

Con los Stones de los discos Beggars banquet o Let it bleed…  

Es lo mismo, para mí es lo mismo, todo es lo mismo para mí, man.

Conocemos a los Stones a través de los discos, de las canciones, las películas, sabemos qué son los Stones, y puedo decirte cómo los vemos a ustedes desde México. ¿Cuál es tu impresión de los fans mexicanos, que seguramente los persiguieron?   

He visto algunos pocos en las calles de la ciudad de México, se ve que son muy conocedores, tienen muchos discos, también tienen bootlegs (discos piratas) y algunas cosas así. Conocí a algunos en un club,  algunos realmente eran muy jóvenes como de unos quince años, y realmente están muy bien informados sobre los Stones, además son muy agradables a pesar de que nunca hemos dado un concierto en México.

¿Crees que hay una posibilidad para un concierto de los Rolling Stones en México?

Sí la hay, está cerca esa posibilidad, cuando hagamos un tour por Latinoamercica no veo por qué no…Tenemos que hacer cosas buenas para ustedes.

Y la posibilidad de un concierto de los Stones llegó: una, dos, tres, cuatro veces. Después de que las Piedras Rodantes cenaron en Fouquet’s, y entraron a una cantina en la colonia Peralvillo (donde los fans los ‘asaltaron’ para que les firmaran sus discos pirata). Al final de esta entrevista, solicité a Mick Jagger su firma, y antes de estamparla me preguntó: ¿what’s your name? Pleased to meet you hope you guess my name, le contesté, y soltando una risa que mantuvo en la conversación, escribió: To Rafael good luck. Mick Jagger.

TE PUEDE INTERESAR:

Destacada

Moshi Moshi, la nueva forma de consumir sushi

  Por Oscar Orozco ¿Cansados de ir a la misma fondita del mercado saliendo del trabajo? ¿Otra vez caldo de pollo, milanesa y agua de jamaica? Para erradicar esta costumbre

Gastronomía

Cerveza artesanal 2 Morenos: ligera, fresca y afrutada

El gusto por la cerveza artesanal ha crecido entre los mexicanos, de acuerdo a la Asociación de Cerveceros de la República Mexicana (ACERMEX), en noviembre de 2016 se reportaron 400 productores formales de

Conciertos

Natalia Lafourcade enamora hasta la raíz el Metropólitan

Natalia Lafourcade la noche de ayer se reafirmó como una de las cantautoras mexicanas más queridas y admiradas por el público.  Por Fabián Giles El Teatro Metropólitan recibió a  la

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!