De felinistas y gatos ilustrados

63360_4425914080509_1776844536_n

Por Ana Luisa Gutiérrez

Charles Baudelaire alguna vez dijo que “Dios creó al gato para que el hombre pudiera acariciar al león” y quizá por ello el gato resulta ser uno de los animales más enigmáticos de todo la historia. La imagen que proyectan: seres independientes, solitarios, reflexivos, orgullosos, portadores de un semblante misterioso y un andar sigiloso invitan a querer seguirlo. Hoy en el día mundial de los animales, recordamos algunos mininos que fueron y son fuente de inspiración y amigos entrañables de varios escritores.

En la cultura egipcia fungieron como deidad y Cleopatra los elevó a un estado mítico, símbolo de la belleza y sofisticación. Es común relacionar a los gatos con el mundo intelectual ya que su figura contemplativa denota sabiduría. El vínculo que existe entre los gatos y los escritores es mágico como misterioso. Al igual que los egipcios algunos escritores sucumbieron ante la belleza, elegancia y misterio de los felinos para convertirlos en motivo de inspiración literaria, por ello no es extraño encontrar dentro del abanico literario poemas, novelas, cuentos y ensayos dedicados a éstos seres bigotudos.

Algunos escritores y sus gatos intelectuales:

Si existiera un hombre  al cual otorgarle el título de “loco de los gatos” no dudaríamos en dárselo a Carlos Monsiváis. Su fascinación y amor por los mininos es bien sabido, tanto como, los nombres originales que le puso a cada uno de sus mininos: Miss Oginia, Miss Antropía, Fetiche de Peluche, Catzinger, Peligro, Caso Omiso o Miau Tse-tung, son sólo algunos. Verle a Monsiváis y a sus gatos en su casa de la colonia Portales era un paisaje cotidiano. Mientras escribía, lo entrevistaban, veía alguna película o en visitas, siempre estaba acompañado de sus grandes y queridos amigos gatos.

carlos-monsivis-muerte

La escritora, poeta y periodista, Elena Garro fue otra intelectual que cayó ante los encantos de los gatos. Su gran amor por los felinos la llevó a terminar una relación platónica- epistolar con el escritor argentino Adolfo Bioy Casares. La ruptura se gestó luego de que Elena le confiara a Casares a Tomi, su gato favorito, sin embargo, el escritor no era muy adepto y fan de los gatos, por lo que lo dejó en manos de una estancia o rancho, en vez de cuidarlo en su departamento. Garro al enterarse de la situación, pese a que Casares diera una versión diferente, en realidad no sólo se trataba de un gato sino de varios, se molestó demasiado tanto para finiquitar la relación epistolar  con Adolfo.

garro2

El intelectual, y como diría Roberto Bolaño, el mejor escritor latinoamericano, Jorge Luis Borges, terminó enamorado de esos seres de cuatro patas, bigotes y ojos enigmáticos que hipnotizan. Su amor por ellos no le bastó con sólo admirarlos. Su gato blanco Beppo, nombre en homenaje al escritor Lord Byron, le robó varios versos a su pluma, pues le dedicó  el siguiente poema:

“El gato blanco y célibe se mira en la lúcida luna del espejo
y no puede saber que esa blancura y esos ojos de oro que no ha visto
nunca en la casa son su propia imagen.

¿Quién le dirá que el otro que lo observa
es apenas un sueño del espejo?

Me digo que esos gatos armoniosos
el de cristal y el de caliente sangre,
son simulacros que concede al tiempo
un arquetipo eterno. Así lo afirma,
sombra también, Plotino en las Ennéadas.

¿De qué Adán anterior al paraíso,
de qué divinidad indescifrable
somos los hombres un espejo roto?”

f7c1065e045a66db630a50e3474366d0

El escritor Haruki Murakami es otro ferviente amante de los gatos, tanto que ha declarado en diversas ocasiones que no podría estar sin la compañía de los mininos. Su admiración lo ha llevado a incorporarlos en su narrativa. En su novela Kafka en la orilla, aparecen personajes gatunos: Goma, Otsuka, Kawamura Mimi, Okawa, Toro, quizá para rendirles tributo. Murakami no ganó el Nobel de Literatura pero sí el amor de estos felinos que tanto han inspirado a muchos.

murakami-y-gato

Qué sería de un existencialista sin el paradigma de la Nada, eso se lo preguntó Jean Paul Sartre y su respuesta lo llevó a nombrar a su gata “Nada”, quien compartiera sus momentos más álgidos de creación del filósofo, pensador y escritor francés.

jean-paul_sartre-y-su-gato3

TE PUEDE INTERESAR:

Libros

Fans de una vida imposible

Por Mariana Chacón El nuevo libro de Kate Scelsa,  Fans de una vida imposible, una búsqueda de la amistad y el amor para alcanzar y vivir lo imposible. El amor

TV

¡HOLA! TV se consolida en México

El canal de televisión ¡HOLA! TV continúa consolidando un mercado en México, que se muestra cada vez más competitivo. Desde su llegada a México en 2014 hasta la fecha, ya

Cultura

¿Asistirán los hipsters a los XV años de Rubí? ¿Cumplirán su compromiso las figuras del espectáculo?

Por Rafael Molina Aunque la chiva que protagonizó varios memes sobre Rubí, no tiene culpa de ser motivo de risa, tampoco se toma muy en serio las cosas porque la

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!