El ascenso de Eugenio Derbez en la industria del cine norteamericano es muestra fehaciente de la capacidad y versatilidad del actor, comediante, productor y guionista, que ha saltado más allá de las huellas marcadas por el Longe Moco. Su éxito arrollador en Hollywood es meritorio y loable,  sobre todo si se toma en cuenta que ‘Armando Hoyos’ proviene de la televisión mexicana: arquetipo de la mediocridad, imbecilidad y humillación llevadas a niveles de Laura Bozzo. Esa es la hazaña de Eugenio Derbez, haberse despegado de la banalidad de Televisa y producir sus propios personajes, porque aunque Los Peluches no son el ejemplo más aplaudible de la televisión mexicana, al menos resultó un salvavidas ante casos verdaderamente siquiátricos como el del tal Facundo.

El salto de la televisión mexicana a Hollywood, pasando por Broadway (por el teatro, no por la avenida) acrecentó la imagen de Ludovico Peluche a rango de héroe nacional; Eugenio Derbez conquistó Hollywood, puso a sus pies el sueño americano, lo que equivale a decir inmortalizó el mole y los tlacoyos, en la sociedad de masas. Si con la Familia Peluche era identificado como emblema del sueño colectivo mexicano, y mediáticamente era poderoso, como figura principal de sus películas producidas en Estados Unidos se ha convertido en un fenómeno arrollador, arañando a Chicharito en sus mejores tiempos.

Con su poderosa presencia mediática Eugenio Derbez presentó en México su película Hombre al agua, ante los medios. Una visita que dejó controversias y sospechas por las actitudes enrarecidas, ya que es evidente que el maestro Ludovico de Hollywood pisó suelo mexicano con un discurso político definido, y muy bien editado. Uno de los fragmentos de entrevista en video que más circulación tuvo en  redes sociales, fueron sus declaraciones con Ciro Gómez Leyva. En referencia a la situación que vive el país, y el momento actual de elecciones en México, Derbez señaló. “Pues desde afuera se ve difícil, Ciro, se ve muy difícil, te lo digo yo personalmente no tengo idea por quien votar, estamos cansados de lo mismo, de las falsas promesas. Pero por otro lado también le tiene uno miedo a este cambio que puede ser no tan bueno como pensamos, desde afuera se ve pues un poco… no se ve mucha esperanza mi querido Ciro, desgraciadamente”.    

A la continuidad de su declaración interrumpida por Gómez Leyva, el protagonista de Hombre al agua, agregó. “Y lo que me duele…”.

Y todavía estás dudando tu voto… le subraya el conductor de Imagen Noticias.

“Sí porque creo que el país entero, por lo que alcanzo a entender, estamos votando por el menos peor  y eso no es una buena…”.

Eugenio Derbez le tiene miedo al cambio, asegura, y le preocupa que la gente se está inclinando por el menos peor, es decir, López Obrador. Esta es su definición política que reiteró en sus entrevistas. El candidato presidencial de Morena y su Proyecto Alternativo de Nación, es el menos peor, de acuerdo a la visión política de Eugenio Derbez.

En el gremio del cine, el voto parece muy definido a favor de López Obrador, a ti te vemos con dudas Eugenio… le insistió Ciro Gómez Leyva. “Yo estoy con dudas, porque no estoy seguro que pueda ser la mejor opción, y te repito, siento que en general la gente está votando por el menos peor y eso no creo que sea bueno para el país”.

Estas declaraciones definidas bajo una postura política, clara y directa, le valió a Eugenio Derbez un intento de boicot contra el estreno de su película: “Si eres de los que quieren un cambio verdadero en México no vayas este 10 de mayo al estreno de ‘Hombre al agua”.

Su opinión política no es un asunto condenable, porque se corre el riesgo de alejarse de la tolerancia, lo preocupante es que si se promueve la idea de que AMLO es el menos peor y no es la mejor opción, se está haciendo proselitismo a favor de las otras opciones, automáticamente un llamado al voto a favor de Meade o Anaya, lo cual es válido, aunque resulte espeluznante.

Curiosamente después de sus declaraciones en Imagen Noticias, apareció una foto de Eugenio Derbez en redes sociales, con Samuel García, Luis Donaldo Colosio Riojas, y Agustín Basave. Miembros del equipo de Anaya. Probablemente el mensaje fue: Ricardo Anaya es el menos peor. No puede afirmarse nada hasta ahora. Lo cierto es que la postura de Eugenio en estas elecciones, es muy clara y sin rodeos.

“Se ve muy difícil, no tengo idea por quién votar, estamos cansados de las mismas falsas promesas, me da miedo de que la opción no sea tan buena como pensamos, no se ve mucha esperanza, por eso dudo de mi voto. En el país estamos votando por el menos peor y eso no es bueno. Estoy con dudas, no estoy seguro de que López Obrador pueda ser la mejor opción pero, en general, la gente vota por el menos peor”.

Su opinión no puede inclinar la balanza a favor o en contra de un candidato, pero tiene un gran peso bilateral, porque Derbez cuenta con una gran audiencia mexicana en los Estados Unidos. Además sus declaraciones adquieren gran relevancia en un momento en que la relación de López Obrador con un pequeño grupo de empresarios poderosos (entre ellos el dueño de Cinépolis), estuvieron muy crispadas. Por eso resulta desconcertante que el actor visitara México con un discurso político ya preparado, repetido en un buen número de entrevistas como la de Adela Micha, quien los próximos cincuenta años no aprenderá a formular preguntas inteligentes, al menos periodísticamente aceptables. Derbez reiteró con Micha: “siento que de alguna manera es pan con lo mismo…”. “Creo que todos los mexicanos estamos votando por lo que creemos que es lo menos peor, no hay una opción que digas, esta es la buena, creemos que todo es pan con lo mismo”. Aun más, volvió a provocar irritación con otro tema espinoso, al declarar que le molesta que le quieran cobrar por manejarle sus redes sociales. “Oye necesito alguien que me lleve mis redes sociales, y tú que eres chavo y le sabes a las cosas, entonces pues quiero ver si te vas conmigo. Sí, claro que sí, cuánto me van a pagar? No lo puedo creer…”. “Me enoja, yo en ese momento digo…”.

Cómplice por amistad o insensata por naturaleza periodística, Adela Micha le hizo segunda. “Es increíble o sea, es como… voy a trabajar con Eugenio Deeerbez caray!!  o sea aunque no me pagues…”

Mars Aguirre, una de las youtubers más exitosas, respondió aclarando que Adela Micha la invitó a colaborar cuando era una chavita de 16 años, y a partir de que Adela se contactó con Mars Aguirre, crecieron sus redes sociales de la anunciadora de shampoos (o sea Micha), bueno de la ‘periodista’.

Lo que desconcierta de todo esto, es que el inegablemente talentoso, carismático, cool y buena onda Eugenio Derbez, no coincide con aquél actor que en plena fiesta de su boda, colocó en su ronco pecho el mensaje #Yosoy 132. Y aunque la controversia por sus declaraciones políticas no vulneró su carrera, y salió ligeramente raspado, a partir de ahora hay dos Eugenios: el del talento histriónico con la suma de virtudes, y el Eugenio Derbez políticamente correcto o incorrecto.