“El cine de ficheras nos lo comimos y acabamos todos”, Rafael Inclán

Fabián Polanco

El libro Cine Mexicano del 70: La década Prodigiosa, el cual reúne una serie de entrevistas con actores que dieron vida a aquella época del cine mexicano. Ahora la publicación llega en una versión digital, respaldado por la plataforma editorial Nubedigital.tv, iniciando con esto su venta internacional, sin descuidar la nacional y es posible encontrarlo en educal.com.mx y en el extranjero en altair.es, entre otras.

Dentro de las entrevistas realizadas por el periodista Fabián Polanco se encuentra una del actor Rafael Inclán. A continuación compartimos un poco de la entrevista,

Perteneciente a una familia de actores y artistas, Rafael Inclán inició su carrera artística desde muy joven, en plena década de los años sesenta, teniendo al teatro y la carpa como ventanas de proyección, medios en los que asegura haberse sentido “más protegido” debido a su timidez. Por esta razón y en primera instancia no recurrió a la gran pantalla para darse a conocer.

No obstante, el actor originario de Mérida, Yucatán, hizo su debut en 1969 en la cinta “Las golfas”, dirigida por Fernando Cortés, con una pequeña participación, iniciando así lo que sería una amplia carrera en el celuloide, pero dentro de un nuevo género, en ese entonces, satanizado por muchos y el culpable del “hundimiento” del cine mexicano: el cine “de ficheras”.


“Pertenezco a una familia de actores y artistas. Empecé en el teatro desde muchacho, en el sesenta y tantos, pero nunca me paré en el cine. No creía que yo funcionara para estar en él, pues soy gente de teatro, soy muy inseguro. En el teatro tú estás más protegido porque no te ves a ti mismo, sino a la gente, y el cine ya es otra cuestión.

“En el cine empecé a trabajar de manera formal, con Guillermo Calderón como productor de dos cintas, tan satanizadas que les llaman de ‘ficheras’. Eran lo mismo que en las películas de rumberas, en las que todas convivían en los cabarets”, aseguró el actor de películas como “Mujeres de cabaret”, “Noches de cabaret” y “Las cariñosas”, entre otras.

La primera película del llamado cine de ‘ficheras’ en la que participó Rafael Inclán fue “Bellas de noche”, rodada en 1975 por Miguel M. Delgado, la cual contó con la participación de Carmen Salinas, Eduardo de la Peña, Víctor Manuel Castro, Pancho Córdova y Raúl ‘Chato’ Padilla, todos ellos actores de teatro de revista y carpas a los que se sumaron nombres de galanes y mujeres sensuales como Sasha Montenegro y Jorge Rivero, entre otros.

En la cinta Rafael Inclán tuvo un personaje pequeño, reconociendo que el aumento de apariciones en cintas posteriores se las fue ganando, por su talento y deseos de hacer una carrera en el cine mexicano.

“Los llamados eran como siempre, a las siete u ocho de la mañana. Pero como nosotros trabajábamos en teatro teníamos cierta concepción de llegar a las diez de la mañana, y luego salir en las noches para irnos a trabajar porque teníamos temporadas. En esa época Alfonso Zayas fue el ‘taquillómetro’ de oro por muchos años, el que más vendía. Yo iba en segundo lugar, luego ‘Lalo El Mimo’”.

En la charla, Rafael Inclán aseguró que el objetivo de las películas de ‘ficheras’ era divertir a la gente. “Todos los cómicos que estábamos en ellas veníamos de hacer teatro ligero, que luego lo hicieron película. Fue el paso lógico de ese tipo de teatro al cine. Ese estilo de teatro no era tan criticado como el cine, porque iba dirigido a un público más reducido”, aseguró.

Rafael Inclán supo balancear su participación en esas películas con apariciones en otros proyectos, ya fuera de teatro de cámara, telenovelas o series de televisión, lo cual le permitió no ser una víctima directa de la censura existente en ese momento.

“Nos veían de arriba para abajo, pero lo que sí tenían que reconocer es que estas películas se pagaban en una semana. Claro que eran presupuestos mucho más baratos que ahora. Era el cine nuestro, el cine de barrio.

“Para los que hacían cine de otro estilo ponía dinero el gobierno o el Banco Cinematográfico; nos veían así porque hacían cine de mucha calidad, pero el que hacíamos nosotros era el que el público iba a ver.

“Nuestro cine era más barato de producir, es cierto, y se producía más. Era tan barato que desapareció, nos lo comimos y acabamos todos, incluyendo al mismo público”, aseguró.

Hoy día, Rafael Inclán participa en la telenovela “Mi marido tiene familia”, haciendo pareja con Diana Bracho, bajo la producción de Juan Osorio, también productor de la nueva puesta en escena de “Aventurera”, protagonizada por Carmen Salinas, en la que da vida al ‘Rengo’ y con la cual, actualmente, ha iniciado una gira de presentaciones por la provincia mexicana y parte de Estados Unidos.

En “Mi marido tiene familia” da vida a un panadero, por lo que para interpretar este personaje, está tomando clases de panadería y de repostería.

“Nunca me imaginé que esto fuera tan difícil y tan laborioso. Tiene su chiste y la verdad ahora respeto más y felicito a los panaderos. Pero creo que lo estoy logrando y lo voy a hacer muy bien, o por lo menos le voy a echar muchas ganas”, concluyó.

TE PUEDE INTERESAR:

Libros

Gerardo Jiménez: una historia alrededor del heavy metal

Por Rafael Molina “En esta sorprendente novela la necrofilia juega un papel interesantemente metafórico, al que hay que darle un valor interpretativo desde el amor” Mara Patricia Castañeda El paso

Destacada

Cannes celebra setenta años con gran presencia mexicana

Por Leopoldo Soto CANNES, Francia.- Cannes, y ciertamente el cine mismo, celebró siete décadas de cultura y evolución del lenguaje cinematográfico en el que México también tiene mucho que celebrar.

Cine

Roma, la cinta que siempre ha soñado hacer Alfonso Cuarón

  Por Graciela Rodríguez Fierro Para Alfonso Cuarón filmar en la Ciudad de México con todo el equipo de grandes producciones de Hollywood siempre fue un sueño, mismo que tuvo desde

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!