El glamour es un placer que seduce a la elite que lo derrocha y contagia masivamente a quienes lo contemplan, desde el otro lado del ensueño. El mundo glamouroso no solamente lo simboliza Hollywood pero indudablemente es la imagen de las estrellas por excelencia, con su toque de elegancia, sofisticación y sensualidad en el caso de las divas seductoras. Aunque parezca inverosímil existen los cuentos de hadas en el siglo XXI que despiertan fantasías sublimes, a través de herederos y herederas de las monarquías y aristocracias de sangre azul, perfumada o carmesí. El atuendo fashion, la joyería exhibida como galería móvil de arte, el peinado estetizado hasta el último cabello; zapatillas de línea a contracorriente del estilo hipster y reggaeton, los aretes y collares de linaje pedigrí, entre otras colecciones distintivas, han cautivado a lectoras y lectores multitudinarios de la revista ¡Hola! Naturalmente las mansiones de la realeza vista desde sus interiores son infalibles, y no nos referimos a sus espacios íntimos y majestuosos sino a la intimidad de príncipes y reinitas que penetra la revista ¡Hola! Sentimientos y secretos del corazón no revelados por la nobleza, que siempre explora.

Hola-TVEl voyerismo socialité provocado por la publicación española con ediciones locales en varios países es incontrolable no sólo para las mujeres, sorprendentemente un amplio público masculino no resiste la tentación de deslizar sus dedos por las páginas de ¡Hola! Por eso es explicable la curiosidad periodística y el interés sociológico, que probablemente despertó en la célebre escritora Guadalupe Loaeza sobre la publicación, al escribir su libro Confieso que he leído ¡Hola! Retratos de personajes y círculos sobre los que la autora descubre el
discreto e indiscreto encanto de la burguesía: “-Sí, confieso que he leído… ¡Hola! Lo confieso ruborizada, con la mirada turbia y las manos temblorosas. Como se confiesa una adicción”, afirma en la contraportada del libro en el que cita una frase de Carlos Monsiváis en una de las primeras páginas: La pareja que leía ¡Hola!: “Ella, más escrupulosa en la retención de los datos, se supo ante un experto, alguien para quien la aristocracia de la sangre y la aristocracia del dinero son espectáculos insuperables…”

Sin duda Honoré de Balzac hubiera adquirido un ejemplar de ¡Hola! si la revista hubiera existido en el siglo XIX y probablemente hubiera escrito un libro, para sumarlo a su magna obra La comedia Humana como lo hizo con su literatura que visualizó los refinados usos y
costumbres de la burguesía de la época. Al menos tendría que esperar hasta el franquismo cuando apareció la primera edición, el 2 de septiembre de 1944: el semanario fundado en Barcelona por el malagueño Antonio Sánchez Gómez, como afirma Guadalupe Loaeza
en su libro de revelaciones de cuento de hadas. Una de ellas, es el hecho de que Christopher von Hohenlohe Langenburg vivió en México cuando era niño, como narra en su capítulo “Erase una vez una princesa en México”.

Hola TVEl mundo de fantasías hechas realidad a través de las celebridades de la realeza, de carne y hueso, han adquirido dimensión audiovisual a través de las emisiones de ¡Hola! TV que este mes ha cumplido cinco años de transmisiones. La celebración del quinto aniversario de la producción exitosa de ¡Hola! TV con una audiencia arrolladora que se conmemoró en la ciudad de México, con la visita de la atractiva conductora colombiana Natasha Cheij y el carismático CEO & General Manager español, Marcos Pérez, quienes llegaron desde Miami para hablar con los medios nacionales. La conductora del programa “La Hora Hola” habló sobre las empresas españolas que dieron origen a ¡Hola TV!: “que nace precisamente, para crear un canal de TV de pago en español para el público latinoamericano, en Estados Unidos, y es un honor decir que cinco años después este proyecto ha sido exitoso”. Con elegancia y sensualidad como la que transmite el gozoso vallenato, pero discreta y delicada, Natasha Cheij expresó con emotividad. “Ha salido mejor de lo esperado, por el contenido original que hemos creado por un grupo muy talentoso que compone este gran equipo, y sobre todo por ajustarnos siempre a los valores que promueve la empresa ¡Hola! el profesionalismo, la entrega, pero sobre todo el respeto a nuestras celebridades y a nuestros espectadores”.

¡Hola! TV emergió hace cinco años de dos grandes grupos editoriales, ha precisado Marcos Pérez, por un lado la revista ¡Hola! que lleva más de 70 años contando historias en las páginas de sus revistas con un amplio desarrollo digital, pero que le faltaba este formato televisivo para completar su oferta audiovisual. Por otro lado, amplió el Ejecutivo español, se encontraba Atresmedia Internacional que es un grupo líder audiovisual en España, y ¡Hola! TV puso la primera piedra de lo que hoy en día es un grupo consolidado de cadenas internacionales, de habla hispana. “Cinco años después podemos decir que ha sido un proyecto lleno de éxitos y cinco años de moda, de estilo de vida, de celebridades, de realeza; cinco años en los que hemos vivido los cambios trepidantes en la industria. Estamos viviendo los cambios en la industria realmente espectaculares pero a la vez, esto nos ha permitido en “Hola TV”, aprovechar la oportunidad y encontrar nuestro
espacio en el mercado”. Un mercado apabullante con una audiencia de más de 22 millones en el continente latinoamericano en el que México se convierte en un centro espectacular, con un crecimiento sin precedentes: más de 8 millones de espectadores. “Todo este contenido tiene un denominador común y es el compromiso firme del canal, ofrecer un contenido único, un contenido de calidad y una oferta insuperable. Yo creo que hemos
conseguido el respeto de los espectadores, de nuestra audiencia y también de nuestros anunciantes”, afirma el elegante y dandy joven para la ocasión: CEO & General Manager del canal que ofrece los mejores contenidos de la revista ¡HOLA! La publicación que aún en la era de posicionamiento de medios digitales, sigue lanzando ediciones
colocadas en más de 120 países.

El paralelismo con la emisión televisiva en el arte y negocio de vender la moda de las celebridades, los sueños y fantasías de los miembros de la realeza y la aristocracia en el mundo, coloca a ¡Hola! TV entre los primeros 10 canales de “variedades”, de televisión de paga, en América Latina. La transmisión desde Miami que ya no le tocó contemplar a Balzac pero que seguramente recibe un guiño de Guadalupe Loaeza, es el estilo de vida de príncipes y princesas que hacen suspirar a quienes confiesan que han vivido memorias, y han visto ¡Hola! TV.